NOS MUEVE NUESTRA FE EN EL METAL

En Massilly creemos que el metal es el más noble de todos los materiales.

Duradero, flexible y protector, el metal combina todas las cualidades necesarias para la perfecta conservación de sus productos, además de innumerables ventajas que contribuyen a satisfacer algunas de las inquietudes más urgentes de la sociedad actual, ya se trate del acceso universal a los alimentos saludables o la conservación del planeta.

Si bien su utilización data ya de 200 años, nunca el enlatado ha sido más pertinente.

Conservar las mejores cualidades de sus productos

Conservar las mejores cualidades de sus productos

El principal objetivo de los envases metálicos es proteger sus productos y destacar sus propiedades. Sin duda los envases metálicos reúnen todas las características necesarias para conseguirlo, ya que son:

 

  • Prácticos: los envases metálicos se presentan en una amplísima gama de tamaños, desde la humilde lata de tomates al bidón de acero para transportar pintura en grandes cantidades. Estos envases requieren poco embalaje secundario para su transporte o presentación en los puntos de venta.

 

  • Resistentes: resistentes a los impactos y golpes, los envases metálicos pueden soportar temperaturas y presiones extremas. Ofrecen máxima seguridad para envasar alimentos y otros productos delicados. Además, en 1 m3 se pueden apilar hasta 10.000 latas de productos alimentarios.

 

  • Atractivos: En términos de formas, tamaños y formatos de impresión, las amplias posibilidades que ofrecen le ayudan a crear envases que realcen el atractivo de su marca.

 

  • Económicos: otra ventaja del metal es permitir mantener costes competitivos dentro de plazos óptimos.

 

(c) Mealtime.org, courtesy of the Canned Food Alliance

 

Cuidar nuestro planeta

Chiffres ES 1

El metal es un material permanente que puede reciclarse al infinito sin perder sus cualidades intrínsecas. ¡El 80% del metal producido sigue en circulación en la actualidad!

Cuando el metal se incorpora al ciclo de reciclaje, puede reutilizarse una y otra vez: el metal se produce sistemáticamente a partir de los residuos metálicos que satisfacen más de la mitad de las necesidades generadas por el sector metalúrgico, y que por lo tanto son muy buscados.

En Europa, el metal se recicla en el ámbito local: las plantas de fabricación son también plantas de reciclaje (85% del metal recogido en Francia se recicla en el país).

Además los envases metálicos son fáciles de reciclar, como demuestra el índice récord del 78% de reciclaje realizado en Europa, ¡y los índices que siguen creciendo hasta alcanzar el 96% en los Países bajos! Basta adoptar la actitud correcta y tirar los envases metálicos en el contenedor correspondiente.

Podríamos decir que los envases metálicos están en el centro de la economía circular.

Saber +

 

Facilitar el acceso de todos a una alimentación sana y nutritiva

Chiffres ES 2

En 1795 Nicolas Appert descubrió que si se calientan alimentos en un 

recipiente herméticamente cerrado, el producto se puede conservar indefinidamente.


Desde entonces y gracias a la aplicación de su descubrimiento, que le valió ser declarado « benefactor de la Humanidad » por los británicos, los alimentos se pueden conservar en condiciones óptimas de seguridad sin que se vean afectadas sus cualidades nutritivas.

Saber + 

 

 

 

Reducir el despilfarro (alimentario)

Chiffres ES 3En una época en la que cada año se despilfarran 1.300 millones de toneladas de alimentos, el envase metálico minimiza las pérdidas en toda la cadena de producción, gracias a su resistencia y a su facilidad de llenado.

Las conservas ofrecen una vida útil más larga que cualquier otro material y se mantienen intactas a temperatura ambiente sin riesgo de interrupción de la cadena del frío, evitando una vez más las pérdidas y el despilfarro.

 

 Saber + 

 

 

 

 

 Embalaje de metal en la economía circular